Miembras, oyentas y jirafos

Foto: On the path | h.koppdelaney

Hay sonidos infames. Y no me refiero a palabras, ya que las palabras deben primero existir como acuerdo y tener un significado para entonces usarse. Y estos sonidos de los que hablo no existen como palabras, y lo que significan es impublicable. Me refiero a ruidos como miembra, o ya como el súmum del horror: OYENTA.

Quienes me conocen, saben que fui parte del movimiento feminista en los 80 y los 90. Leí todo lo que tenía que leer al respecto, participé todo lo que tenía que participar. Contribuí, me apasioné, protesté, por poco caigo presa un 8 de marzo… en fin, lo usual en aquellos años. Conozco muy bien las motivaciones que hay detrás del lenguaje no sexista o lenguaje con enfoque de género. Considero que muchas de ellas son completamente legítimas y que en buena parte de los casos, esta clase de lenguaje ha enriquecido la comunicación y las relaciones.

En otros, definitivamente, no.

Pienso que debe haber límites. Que nada justifica sepultar la sensatez y el sentido común. Que el lenguaje tiene un deber sagrado, y es establecer, mantener y mejorar la comunicación entre los seres humanos. Que la comunicación debe contener, por definición, un mínimo de estética y que aunque la medida de ese mínimo es algo por completo subjetivo, ésta debe existir. O terminaremos hablando Klingon, por decreto de la Real Academia.

Hay casos puramente anecdóticos, como el que dio origen a este artículo: una locutora oyó a la abogada feminista que había invitado a su programa referirse a quienes lo escuchaban como “mis queridas oyentas”, y de inmediato adoptó tan peculiar vocablo y me temo que seguirá usándolo, propagando así el horror.

Pero hay otros casos que de graciosos no tienen nada, ni siquiera su origen. Los extremos a los que nos acercamos con esto de “el lenguaje de género” se adentran ya en la irracionalidad, como irracional es todo intento de imponer una arbitrariedad a millones de seres humanos.

Para muestra, un botón.

La frase

los pocos estudiantes aplazados, así como los muchos aprobados en el semestre recién concluido…

es hoy en día inaceptable en publicaciones formales de organismos oficiales o internacionales. Forzosamente, bajo coacción financiera de las agencias, debe convertirse en un engendro como:

los y las estudiantes aplazados y aplazadas, así como los y las muchos y muchas aprobados y aprobadas en el semestre recién concluido….,

que además de inducir a los errores que inducen los trabalenguas, requiere leerse más de una vez para poder comprenderse.

Cuando este mecanismo se repite dos o tres veces por párrafo, seis o siete veces por página, tarde o temprano la exasperación nos lleva a un punto en el que se interrumpe la lectura… por decirlo de un modo elegante. Sin mencionar que este tipo de escritura aumenta fácilmente en un 30% la longitud y, con ella, el tiempo y el costo de cualquier publicación.

Aparentemente, esto último llegó a ser un problema en algún momento, porque en un genial intento de economía de espacio, tiempo y recursos, se ha popularizado el uso de símbolos como la diagonal o la arroba:

los/as pocos/as estudiantes aplazados/as, así como los/as muchos/as aprobados/as en el semestre recién concluido…

l@s poc@s estudiantes aplazad@s, así como l@s much@s aprobad@s en el semestre recién concluido…

Nadie ha podido explicarme cómo se leen o se pronuncian las frases anteriores.

¿Losas pocosas estudiantes aplazadosas?

¿Larrobas pocarrobas estudiantes aplazadarrobas?

No lo creo. Sospecho que de leerse en voz alta, se re-convertirían en la fastidiosa frase del primer ejemplo. A menos que estuviéramos en presencia de la triunfal aparición de un lenguaje fabricado exclusivamente para ser escrito y leído con la boca bien cerrada; nunca de un vehículo de comunicación con otro ser humano.

Para mí, hay una sola diferencia entre el uso –que raya en el ridículo– de ejemplos como los anteriores y
algo como

tbn io lo veo bkn pk si ^_^.

(Si nunca has visto algo así, se trata del “lenguaje” que emplean algunos jóvenes adeptos a los medios sociales en Internet y significa algo parecido a “También a mí me gusta, aunque no sabría decirte por qué. Gracioso ¿no?”.)

Tanto en el caso del lenguaje no sexista, como en el del lenguaje de los medios sociales, se trata de una involución artificial, de la degeneración de los significados y del asesinato de la gramática. En ambos casos, comenzó y se propagó como se propagan todas las modas. La única diferencia real es que en el segundo caso no se trata de una degeneración impuesta del lenguaje, sino de una que se adopta por alguna clase de acuerdo entre quienes lo usan. Pero en ambos se produce el mismo fenómeno: se introduce ruido y arbitrariedades que dificultan la recepción del mensaje y, por tanto, su comprensión: la receta perfecta para el rechazo de cualquier mensaje.

Por mi parte, hago hasta lo imposible por evitar llegar al límite del absurdo, cuando se trata de un trabajo. Y entre muchas otras cosas, me he jurado a mí misma, con toda solemnidad, que nunca jamás utilizaré ni permitiré el uso, cuando pueda evitarlo, de las “palabras” miembra ni oyenta… a menos que sea en un contexto donde expresiones como jirafo sean igualmente válidas, legítimas y respetables.

Anuncios

8 comentarios en “Miembras, oyentas y jirafos

  1. Hola M!! totalmente de acuerdo.! no hay que irse al chancho en lo politicamente correcto.

    Pero como a veces las luchas y las revoluciones hay que darlas en todos los niveles. Yo propongo la U, tan marginada y discriminada a proposito del sexismo….!

    Ademas su sonido es muy sensual … casi como en el portugues carioca.. lee y escucha:

    “lus pocus estudiantes aplazadus, así como lus muchus aprobadus en el semestre recién concluido”

    Y no solo se estas situaciones en el español, si bien el inglés tiene resuelto el sexismo; con los niños estamos practicando, y les digo que cuando esten en NY no deben decir frases como:

    “Please, give me that black pen”.. deben decir “Please, give me that african-american pen”

    Hasta luego mis queridus miembrus, oyentus, y jirafus.

    Cariñus..!!

    Luisitus.

  2. Leí el articulo y me reí muchísimo…. sobretodo pensándome tratando de escribir “inclusivamente” en los asuntos del trabajo…. Realmente he pensado mucho sobre esto sobre porqué sí o porqué no… he concluído que aunque definitivamente SI dificulta la comunicación simple y fluída, también SI es una forma de reforzar un compromiso comunicacional por incluir a todo ser humano que se deba ser incluido en cada mensaje…

    Pienso que el reto es intentar escribir mejor, evitando palabras que excluyan y agregando al “speech” aquellas que más incluyan,,,, quizas ser un poco flexibles cuando se requiera, pero al menos hacer un esfuerzo al respecto de ser incluyentes, por ejemplo es tan fácil usar ser humano o humanidad en lugar de hombre o niñez en lugar de niños y niñas.

    Por cierto contamos con la mejor herramienta, nuestro rico idioma, y nuestra capacidad creativa!!!!

    saludos a todos y todas ja!

  3. Estoy de acuerdo. El idioma no es un enemigo al que debemos doblegar con nuestra insensatez, sino el mayor aliado con que contamos para relacionarnos, y para crear. Pero esto no puede ser posible si lo arruinamos con expresiones divorciadas de su genio y sus leyes.

  4. Luisito, en son de media broma, la “u” no es mala idea, me gusta como suena. Me reí mucho con el African-American lápiz

    Lilen, como algo muy inusual, ¡estamos de acuerdo! Aunque escribí este artículo en un momento de exasperación, no me interesa que sea únicamente una cuestión crítica. Tienes toda la razón en que la búsqueda de los términos adecuados puede y debe verse como un reto, cosa que llevo haciendo por más de 20 años. Al fin y al cabo, es cuestión de mantenernos dentro de los límites de la cordura. (¡También podemos decir infancia, en vez de niñez! como vez, tengo bastante práctica.) :-)

    Alexis, gracias por pasar y por decir que pasaste. Tu comentario es increíblemente gráfico y describe muy bien el instante donde la cordura se va al traste.

  5. Milla querida, hace días leí tu artículo pero como te he comentado, falta silencio, a mí me falta silencio para poder escribir.
    Creo que la palabra es más, mucho más de lo que aparenta, del sitial que se le da, de como se está transformando, perdón, desarmando, mutilando, lapidando y con ella nosotros, aún cuando parezca exagerada la idea. Somos lo que decimos y cada palabra es un reflejo de lo que creamos. Así de simple y así de importante.

    Me encantó leerte, encontrar este espacio, estar atenta a tus palabras.

  6. ¡Tamaño aplauso! He llegado a este artículo “brincando” de enlace en enlace, pero siento que el destino me ha sonreído. Estas palabras suyas me emocionan, me alegran sobremanera, porque son simples y contundentes, misiles de cordura ante los gigantescos monstruos de la “corrección” que pulula hace tiempo en todas partes, incluyendo la mismísima RAE.

    ¿Cómo explicar, por ejemplo, que la propia autoridad del lenguaje haya aceptado el invento de “Presidenta”?

    Compartiré este enlace con mis amigos. ¡¡Muchas gracias!!

  7. Cuando escribí manifestando nuestro agrado acerca de la reunión con motivo del cumpleaños de Luis, sentí que hice una broma de mal gusto al escribir: colegas y colegos y economistas y economistos y el resto, pero ya lo había escrito y enviado y lo que esta escrito ya no lo pude regresar, pero al ver todo lo que han comentado hasta interesante me ha parecido. el articulo para mi es muy bueno y reforcé cosas que he dialogado con otros compañeros.
    De todas maneras quiero decir que esta no es mi preocupación por el momento, uno de las tareas con alumnos de media es superar las formas de decir y escribir de algunas palabras tales como: encondido, arracarme, hajola, viejecidad, etc.
    Pero solicito apoyo para que me aclaren si esta bien dicho, e pa lante… to ta bien, y expresiones así por el estilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s